This website works best with JavaScript enabled
BT Petcare - шаблон joomla Оригами

Tel.: 961 64 61 56 · Información y Reservas: 616786124

La nota característica de nuestra convivencia es la NORMALIDAD, no sólo viene definida por el acontecer diario como el de cualquier familia -levantarse, asearse, ir al colegio...-, sino por lo que es más importante, por la relación cercana, calurosa, y familiar entre las personas que en esta Casa convivimos.

Es tarea de los educadores, como tales, y en coherencia con nuestro proyecto, mimar las relaciones interpersonales de la Casa. Es importante crear un ambiente de familia, para lo cual la relación educador-educando vendría marcada por los siguientes aspectos:

 

  • Disfrutar, gozar y sufrir con el niño desde una actitud paternal, no paternalista.
  • Buscar el crecimiento interior de éste.
  • Basada en el respeto y la tolerancia.
  • Sensibilidad que le capacita para descubrir y atender las necesidades del niño.
  • Ausencia de reproches, chantajes, presiones o imposiciones.
  • Disponibilidad total para ayudar, atender y querer.
  • Sinceridad, confianza.
  • Límites desde una autoridad moral.

En esta relación es muy importante el HACER CON, ESTAR CON, pero no para sobreproteger, sino como cualquier relación padre-hijo, de afecto, comprensión, apoyo, acompañamiento, participación, ejemplo... y exigencia, o dicho de otro modo, CREANDO Y COMPARTIENDO VIDA.

Los instrumentos metodológicos soporte del clima familiar son:

La entrevista individualizada, en su vertiente metodológica o técnica, consiste en una serie de entrevistas –tutoría- que abordan los problemas, necesidades y déficits del niño, establecidos en una entrevista inicial que determina su diagnostico y evaluación. Dicha tutoría , en su vertiente humana, es un acto de comunicación y escucha; un encuentro de reflexión y análisis intenso, de un “tu” frente a otro “tu”, sobre todo aquello que facilita o dificulta un proceso de crecimiento personal, que celebrado con una actitud de cercanía, confianza y profundo respeto, ayuda enormemente a descubrir los sentimientos, necesidades y preocupaciones más escondidas de nuestros chicos. En contraposición a las entrevistas tutoriales, no se realizan con una periodicidad establecida de antemano, sino que se busca el momento y el espacio más propicio, donde la confluencia de varias circunstancias facilita la intencionalidad del educador de influir, ayudar y ofrecer recursos que motiven al niño en su autoconstrucción personal.

La hora de estudio; realizada diariamente y en función de las necesidades personales y académicas de cada chico. Con el apoyo del educador en la realización de las tareas escolares, se trabajan aspectos tales como hábitos de estudio, motivación e interés por adquirir conocimientos académicos.

La hora de acostarse; las habitaciones individuales permiten que este sea un lugar de intimidad y reflexión para el niño, circunstancia que los educadores, todos y cada uno de los días, además de emplear para mimar el ambiente de familia con pequeños detalles, como dar las “Buenas noches”, tienen la ocasión de compartir las experiencias tan cercanas que la jornada ha deparado, lo que es muy fructífero para observar y profundizar en los avances, inconvenientes y contrariedades que el debenir diario nos acontece.

La hora de familia es un lugar y momento realmente interesante por su riqueza y valor tanto a escala individual como grupal. Es un espacio donde, todos los días de la semana, exceptuando viernes y sábado, el grupo se reúne con sus educadores en la sala de estar.

Es un medio creado para la comunicación, análisis y examen, que en una atmósfera de confianza y confidencialidad, los jóvenes expresan sus ilusiones, frustraciones, proyectos, éxitos, fracasos, inquietudes… Desde esta intimidad, y con profundo respeto a ella, el intercambio de experiencias, ideas, opiniones y actitudes genera, con la orientación del educador, un ambiente adecuado para la ayuda mutua.

Un día especial, es el domingo. Tras el regreso a Casa, después de su salida con la familia, en la reunión se expresa, cuenta y analiza lo acontecido en sus hogares, en sus entornos. Esto supone: en primer lugar, que el educador tiene la oportunidad de percibir las primeras impresiones de lo que haya podido ser la estancia con la familia, y le son trasmitidas todas las cuestiones que puedan dificultar o facilitar su integración a ella; y en segundo lugar, interiorizar que todo nos importa, los días de no estancia en la Casa también. Formamos una familia aún en los momentos que no estamos juntos.

Así pues, concluiremos diciendo que estamos situados ante un espacio muy rico que posibilita trabajar:

  • Objetivos personales y grupales.
  • Formación en valores.
  • Educación cívica y moral.
  • Habilidades sociales y de comunicación.

Contacto 

Dirección postal:
Granja-escuela y centro de menores "Luis Amigó".
Carretera Casinos-Villar
Apartado de correos nº 38.
46170 Villar del Arzobispo

Teléfono: 961 64 61 56
Información y reservas: 616786124
Fax: 962 72 07 17

Certificaciones 

Redes Sociales 

#fc3424 #5835a1 #1975f2 #2fc86b #f_syc9 #eef77 #020614063440